19 de junio de 2013

✍ Las irreverentes aventuras de Till Eulenspiegel

  • Pin It

Este es el libro más antiguo que tengo en mi biblioteca payasa. Su nombre: Historias de Till Eulenspiegel relatadas a los niños. El libro fue impreso en Barcelona el 27 de abril de 1927 por la Casa Editorial Araluce. Son 131 páginas y con ilustraciones a color de L. Álvarez.

Esta obra pertenece a los géneros Schwankliteratur Narrenliteratur: literatura de burla y literatura de locos o bufones (dos corrientes literarias populares que cobraron fuerza en la Baja Edad Media). Habla de las aventuras de Dyl Ulenspegel, un personaje folklórico del norte de Alemania y de los Países Bajos. 

Capítulo VIII, donde le "enseña a leer" a una mula.
Podría considerárselo como un auténtico bufón del siglo XII. Descrito como un amante de los vicios, la vagancia, lo escatológico (y todo lo que vaya en contra de las "buenas costumbres" y la moral)

Entre sus acciones, como forma de demostrar su astucia, no se cansa de humillar continuamente a sus contemporáneos (sin importar estrato social), no mostrando  nunca remordimiento alguno por sus accionas por más crueles que estas sean.

Su nombre podría ser traducido como buho-espejo (eulen - spiegel), aunque simbólicamente podría significar "vuestro espejo" ya que con su humor satírico de alguna manera pretendía ser un espejo de la locura del otro.

Entre sus aventuras me gustaría destacar la última:


          Convencido Eulespiegel que su fin se acercaba, mandó a buscar al notario, y ante él dijo que legaba su fortuna en la forma siguiente: una tercera parte a la iglesia del lugar, y las dos restantes a sus amigos y al Concejo de Möllu, agregando que dichos bienes estaban encerrados en un cofre de hierro que tenía junto a él, y cuya llave entregó, prohibiendo abrirlo antes de transcurridas cuatro semanas de su fallecimiento. (...)
          El mismo día de haber redactado sus últimas voluntades, dejó de existir Till Eulenspiegel, y sin dar cumplimiento a ellas, se abrió el cofre antes del tiempo fijado, encontrándose los que acudieron ansiosos de repartirse el tesoro, con la desagradable sorpresa de ver que sólo contenía unos puñados de guijarros.


Tal fue la importancia de este personaje que el compositor Richard Strauss compuso en 1895 un poema sinfónico intitulado "Las divertidas travesuras de Till Eulenspiegel":


Till Eulenspiegels lustige Streiche, Op. 28

Y también su historia fue adaptada como película animada infantil por Munich Animation Film GmbH (un estudio de animación que como muchos parece soñar ser cooptado por Disney). Así es que  en el año 2003 se estrena "Jester Till". Les dejo el trailer:


  • Pin It