17 de marzo de 2013

Entrevista a Tomi Di Tomaso

  • Pin It
Se llama Tomás Di Tomaso y según él le dicen Tomi por una cuestión más lógica que de artista. 

Hace 25 años que nació y creció en Colegiales (Buenos Aires, Argentina). Es amante de las bicicletas, de los libros, del mirarse a los ojos y de los mates. Y como dejar de nombrar que comparte con otros artistas, como Victor Bo y Emir Kusturica la pasión futbolera por el Excursionistas.

Entra a escena descalzo llevando en sus manos su devilstick (también llamado palo del diablo, golo o simplemente "palitos"). Posiblemente salude a todxs los presentes con un abrazo para luego sin abandonar el silencio (sin música ni palabras), lograr frases y melodías, preguntas y respuestas, síncopas y contrapuntos. 

Quienes quieran conocerlo un poco más pueden hacerlo visitando su tumblr.

Foto de Yanko Kamerbeek, tomada para este blog sin su permiso.

13 preguntas y un dilerante*
* dilerante: Dilema delirante

1) ¿Recordás cuál fue la primera vez que te subiste a un escenario? 
Fuera de actos escolares y por motus propio, fue presentando un número de Devilstick en una muestra de fin de año del taller de circo del Centro Cultural Colegiales, musicalizado con "Seaside Rendezvous" de Queen.

2) ¿Hay algún libro que te ha marcado significativamente?
Sí, en particular el capítulo 28 de Rayuela de Julio Cortázar.

3) Nombra 4 referentes que te marcaron artísticamente.
Luis Alberto Spinetta, Julio Cortázar, Nekro y Néstor Rapa.

4) ¿Qué es el arte?
Es sólo un medio de comunicación más entre seres. Una forma de transmitir una energía que uno siente y que no es propiedad de nadie, sino de todos. Toda comunicación es un hecho artístico, desde cebar un mate, amasar unos fideos hasta dar un abrazo, pintar un cuadro o componer una melodía.

5) ¿Cuál fue tu actuación más emocionante?
Recuerdo dos actuaciones especiales:

Hace unos años, compartiendo el escenario con el amigo Pablo Prámparo, presentamos un número de malabares con clavas en la Convención Argentina de Circo, Payasos y Espectáculos Callejeros. Habíamos estado jugando durante mucho tiempo en crear una forma propia de pasarnos los objetos. En la charla inaugural del evento uno de los organizadores había dicho que el malabarismo era una actividad estrictamente deportiva, con lo cual no concordábamos. El silencio que se generó en el número hacía que desde el escenario escucháramos como en los quinchos a muchos metros sonaba "Let It Be" de los Beatles y fue un momento muy mágico para todos los presentes.

Y otra de las veces, fue en la primer Convención de Bahía Blanca. Durante todos los días del encuentro me encontraba muy desanimado por haber perdido el termo y no poder tomar mate esos días. A la hora de actuar, en la Gala, entré tan entrado en calor que estuve nueve minutos sin parar, como incendiado entre la bronca del termo y las ganas de que brillen los ojos de las personas. Fue puro juego, pura libertad y nada de pensamiento. Hermosura.

6) ¿Cuál fue tu fracaso más rotundo? 
Considero que los fracasos suceden cuando uno baja los brazos y se siente que ha perdido. Quizás sea raro, pero soy de quiénes creen que siempre hay revancha y que un fracaso no es más que el motivo para seguir jugando el mismo juego hasta estar disfrutando el proceso. De todo se aprende y uno no puede andar midiendo las cuestiones artísticas como si fueran resultados de un examen de matemática.

Lo que se concibe como fracaso es en verdad un punto de partida hacia otra cosa. No hay errores. Eso no quiere decir que no haya fracasado, ni que siempre me sienta bien con lo que hago, pero hay cierto entrenamiento sobre la idea de que "perder es lo mejor que te puede pasar", cierta idea clownesca, cierta nostalgia de hincha de Excursionistas que sólo me lleva a ver la magia de las paredes con humedad y lo lindo de la sarna de los perros.

7) ¿Qué fue lo más extraño que te pusieron en una gorra?
Recuerdo una moneda de parquímetro, pero no es algo raro. No hay nada MUY raro.

8) ¿Hay en algún lugar que no volverías a actuar nunca más?
No. Todos los lugares son muy hermosos para actuar y cada uno tiene su propia energía con la cual salir a jugar a la hora de actuar. Generalmente cada lugar toma la forma de la gente que lo habita (y al revés también), y simplemente es cuestión de respetar las formas ajenas para divertirse, siempre y cuando también se respete la libertad y la integridad de tu idea artística, tu mensaje, tu estandarte. Si eso no es respetado, yo no me sentaría en su mesa.

9) ¿En qué época y lugar te gustaría renacer?
Me gustaría poder ver las primeras décadas del siglo XX en Buenos Aires. Toda esa mezcla de arrabal, fábrica, tango, conventillo, inmigrantes y cosas sabrosas, me fascina.

10) Dentro de 50 años alguien escribe una novela sobre tu vida: ¿Cuál sería el título?
"El ronquito de la bici" o "Palitos".

11) ¿Cómo te imaginas tu actuación perfecta?
Creo que lo que más disfrutaría es poder generar un crescendo de confianza. Que lo escueto y duro de estar en un escenario con mucha gente mirando, lo "espectacular", se vaya resquebrajando poco a poco con sonrisas y risas hasta terminar en un baile total donde todos bailen.

12) ¿Hay algo que no podría faltar en tu “autobiografía no autorizada”? 
Un capítulo sobre los saberes del fútbol y la pasión por un club que nunca salió campeón.

13) Al frotar una lámpara mágica sale un genio inversionista con los recursos monetarios para concederte tu más profundo deseo artístico, ¿cuál sería?
Que deje los recursos en la puerta, y se siente a tomar unos mates.

D) Si fueras una medialuna, ¿serías de grasa o de manteca? ¿Por qué?
De grasa. Porque soy más así: opaco, medio marroncito, gustoso al final.


  • Pin It

7 comentarios:

  1. me re gusto tu entrevista y que original esa de la factura?

    ResponderEliminar
  2. vamo´ la´ medialunaaaaaaaaaaaaaaaaa´
    al margen, buena entrevista. y buenas respuestas!

    ResponderEliminar
  3. Este chico es un poema....de Serrat
    Un poema de amor.

    ResponderEliminar